EL día a día de Belén de @elminimodetalle

Hola a tod@s!!!!

Hoy nos escribe Belén contándonos su día a día con su pequeño Nacho de 3 años. Os dejo su historia:

A las 7.00 de la mañana suena el despertador y ya es un no parar.

Ducha, desayuno, selección del vestuario y… toca despertar al pequeño. La verdad es que todas las mañana me hago la misma pregunta: ¿qué necesidad tengo de sacarle de la cama con lo a gusto que está? Pero siempre llego al mismo punto: dónde le dejo, con quién, no nos podemos permitir una excedencia ni una reducción de jornada… por lo que al final, como cada día, termino despertando a mi tremendo.

Desde ese momento se terminó “mi mañana”, nunca sabes cómo va a despertarse, si desayunará o si no, si se manchará y tendrás que cambiarle en el último minuto, si te pedirá pis a tiempo o tendrás que ducharle otra vez… vamos, me convierto en una controladora para intentar que la mañana me sorprenda lo menos posible…

BA&N (1)

Cuando conseguimos salir en hora, entre que cerramos la puerta, intentamos que el perro no se venga con nosotros, reviso que la vitro está apagada… mi hijo se ha metido en el ascensor y se ha dedicado a pulsar todos los pisos para practicar los números…  En vez de tardar 10 segundos en llegar al garaje sólo tardamos 5 minutos, perfecto para mis nervios…

Una vez en el garaje empiezan una serie de rituales que mi hijo tiene interiorizados, por ejemplo, en el garaje me subo a la moto de papá, pero papá no va siempre en moto por lo que no siempre puede subir en ella asi que ya entra en bucle, se pone a llorar, a patalear  (las famosas rabietas de los 3 años) y con las mismas le tengo que subir a la silla del coche, poner la música al máximo permitido para mis tímpanos e ir al colegio con su soniquete de fondo…

Por suerte o por desgracia yo soy profe y mi hijo viene conmigo al colegio, en vez de irse con su padre que también es profesor… (hay mañanas que pienso que en buena hora dije que el niño se venía a mi cole…) pero bueno, una vez en el cole, él tiene su horario y yo el mío, no coincidimos para nada por lo que no lo llevo  mal. Lo que si llevo mal son la cantidad de horas que pasa el pobre en el cole, haciendo fichas, trabajando…. Y me vuelve a la cabeza la pregunta de cada mañana y al minuto llega la misma respuesta: no nos lo podemos permitir…

BA&N (41)

A las 17.00 se acaba el cole y me transformo en “payaso” ya que en el colegio los niños a partir de 3 años (justo al edad de mi pequeño) no duermen siesta… como es lógico, después del madrugón y de todo el día sin parar, lo que le apetece a mi hijo, según se monta en el coche, es dormirse y si se duerme estoy muerta ya que, como me ha pasado en alguna ocasión, se despierta súper enfadado y ya no hay nada que hacer. ¿Qué hago para evitar la micro siesta de las 17.00 horas? Le hago mil preguntas (a las cuales no contesta, porque no puede articular palabra), le pongo sus canciones (las cuales no canta ni gesticula porque está reventado), le digo que busque camiones, autobuses, aviones o cualquier medio de transporte que se me ocurra para que no se duerma…

Cuando llegamos a casa bajamos a nuestro perro, vamos al parque o vemos una película en casa (en función del tiempo), jugamos con los animales (la pasión de mi pequeño tremendo), baño, cena, cuento y a la cama. Todo esto lleva su tiempo, sus llantos, sus chantajes, sus risas… pero cuando le metemos en la cama y nos sentamos en el sofá los dos estamos agotados pero… ¡todavía nos queda preparar nuestra cena! y de vez en cuando corregir, poner notas o preparar alguna actividad para las clases del día siguiente…

Pese a que me costó asimilar la noticia, he de decir que ser madre es algo maravilloso, que no cambio a mi gordo por nada del mundo, me encanta ser mamá o mamita como me dice mi hijo, me encanta verle crecer (aunque por otro lado… ¡me muero de pena!), me chifla hablar con él, reírnos, jugar, disfrazarnos, hacer manualidades, ver los dibujos… me vuelve loca que me diga que me quiere muchiiisimo, que me abrace y de besos llenos de babas incluso que me deje peces en mi vaso de agua, pero trabajar y ser madre es muy duro y agotador.

BA&N (50)

En mi opinión es muy difícil una conciliación laboral ya que poder llevarla a cabo se traduce en una reducción de jornada, es decir, trabajo una horas, pero con el mismo volumen de trabajo, (en mi caso creo que acabaría más estresada y con más trabajo que terminar en casa) y encima me reducen el sueldo y termino ganando cuatro duros…

Y vosotras,  ¿cómo lo lleváis? ¿Qué os parece su historia?  Yo creo que si todas aportamos nuestro granito de arena podríamos conseguir más cosas.

Muchas gracias Belén por dejarnos compartir tu historia y esperamos que podamos ayudar a otras mamás!!!!!

Os dejo su blog por si querési pasaros y mirar todas als cosas tan chulas que hace: https://hastaelmasminimodetalle.wordpress.com/

Con mucho cariño

Emma&Beatriz

Anuncios

2 pensamientos en “EL día a día de Belén de @elminimodetalle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s