Las primeras Navidades con #Emmachiquitita

Hola a tod@s!!!!

¿Qué tal van las Navidades? Nosotros bien aunque #Emmachiquitita lleva mala 3 semanas y no hemos podido disfrutar mucho. Estuvo con 40 de fiebre hasta el día antes de Nochebuena y ahora está un poco mejor pero está muy mimosa, llora por todo y no quiere jugar. Esperemos que este virus se vaya pronto.

Este año son nuestras primeras Navidades con #Emmachiquitita y la verdad es que son más especiales que nunca. Me hace más ilusión a mi que a ella porque con casi nueve meses no se entera mucho.


En nuestra casa Papá Noel trae un detallito, pero nosotros la carta se la echamos a los Reyes Magos.

IMG_2523

Le encanta ir gatenado hasta el árbol y coger las bolas jajaja.

IMG_2521

A #Emmachiquitita le han traido bastantes regalos pues en casa de mis padres también le han traído algunas cosas.

  • Casita Patrick de K’kids
  • Libro de Sophie y sus amigos e pop ups.
  • Libro para escribir sobre la guardería.
  • Peluche con sonidos.
  • Carrito de bebé.
  • Elefante con formas.

Image

Aquí está #Emmachiquitita abriendo sus regalos.

IMG_2825

Estas Navidades hemos aprovechado a que juegue y disfrute de sus primos!!!!

¿Sois más de Papá Noel o de los Reyes Magos? ¿Cómo se lo están pasando los más pequeños de la casa?

Espero que os haya gustado y sigáis pasando unas Felices Navidades.

Con mucho cariño

Emma&Beatriz

Anuncios

Día a día de @mamanduki

Hola a tod@s!!!!!

Hoy os traigo el día a día de una mamá trabajadora, se llama Gara y tiene un bebé precioso de 8 meses y además es matrona.

Leyendo su historia, para mi es una mujer todoterreno, no para en todo el día y no tiene ni un solo minuto para poder descansar.

Os dejo con su historia.

A las 6 de la mañana suena el despertador y me levanto corriendo para no despertar al enano (de ahora en adelante, ñoqui, para entendernos, que es como nosotros lo llamamos cariñosamente). Pues lo dicho, desde las 6 de la mañana en pie. Ducha rápida, desayunar, recoger, despertar al papá, estar pendiente por si se despierta el ñoqui (que es la mayoría de las veces), y si ocurre, levantarlo, cambio de pañal, un poco de teta y listo para cuando llega la abuela (gracias mamá, eres una santa).

Salgo de casa, y me pillo el atascazo para llegar al curro. Trabajo en un centro de salud como matrona. Soy muy feliz en mi trabajo, me encanta, lo disfruto muchísimo y cada día es diferente. Creo que es uno de los trabajos más bonitos del mundo (si no el que más). Normalmente trabajo de turno de mañana, y casi siempre es un no parar, muchas veces ni para ir al baño o tomarme un café.

Cuando por fin tengo un huequito o ya he terminado con todas las pacientes, hago un pequeño descanso antes de que llegue la hora de salir. Desde hace una semana estoy disfrutando de mi permiso de lactancia, por lo que salgo una hora antes de mi trabajo ¡y cómo se nota!

Después de almorzar en casa con mi madre y el niño, toca sesión de juegos, gateos, cosquillas… uno de los mejores momentos del día. Aunque estoy cansada, estar con mi hijo en esos momentos me da un chute de energía, la verdad.

Cuando llega mi marido, muchas veces salimos los 3 a dar un paseo, cuando no tenemos algo pendiente del trabajo, o algún compromiso con amigos. Intentamos no quedarnos en casa, a no ser que estemos muy muy cansados, para aprovechar momentos de desconexión los 3 juntos.

Para acabar el día, cena, baño (enfado del ñoqui habitualmente porque a esas horas ya el pobre está cansadito) y a dormir. Entonces empieza mi otra fase: la de “estudiante”. Como no tenía pocas ocupaciones y poco tiempo, encima me he metido a hacer la tesis doctoral. Lo sé, soy muy masoquista. Pero me gusta mi trabajo, y me gusta mi investigación, así que lo hago con gusto, procurando que no le quite tiempo a estar con mi familia… y eso sólo lo consigo trabajando un poco por las noches.

foto mamanduki

He visto que en algunas de las historias de otras mamás, hacían referencia a la conciliación. Me gustaría aprovechar a mí también para hacerlo. En mi caso, he tenido que renunciar a un trabajo en un paritorio, que me apasiona, por los turnos de 12-24 horas y por las noches. Tengo muchas compañeras que trabajan en paritorio que han sabido y han logrado con éxito compaginar este tipo de trabajo con la vida familiar, pero siento que mi hijo me necesita más tiempo, y sobre todo por las noches. Y mi trabajo no me necesita. En mi trabajo soy sólo un número más. Nadie (salvo las pacientes) me va a agradecer que curre de noche un sábado. Y mi familia sí me va a echar en falta. Así que he hecho mi elección de forma libre y sintiéndome muy feliz con ella. Mi trabajo me gusta, pero mi familia lo es todo para mí.

Tristemente aún hay mucho que hacer para lograr una conciliación real, pero creo que cada vez la gente está más concienciada y esto, espero, acabará por manifestarse en forma de ese cambio que tantas mujeres y tantas familias demandamos.

Y hasta aquí su historia. La verdad es que es una pena que por ser madre y cuidar de tu hijo tengas qeu renunciar a trabajos o incluso hobbies que te apasionan, como el el caso de Gara que podría trabajar en un paritorio pero prefiere cuidar de su hijo y jugar con él.

Muchísimas gracias por dejar que entremos en un trocito de tu día a día y por dedicar tu tiempo a escribir y quelo pueda publicar en mi blog. Gracias!!!!!!

Os dejo aquí su blog : https://mamanduki.wordpress.com/

Twitter: @mamanduki

Espero que os haya gustado!!!!!

Con mucho cariño

Emma&Beatriz