Pensamientos de una mamá

Hola a tod@s!!

¿Qué tal va vuestra semana? Nosotras muy bien y disfrutando del buen tiempo.

Hoy os traigo un post cortito pero la verdad es que necesito desahogarme un poquito.

Hace un mes #Emmachiquitita empezó la guardería y al principio le costó mucho, ahora sigue llorando cuando entra pero ya está mejor allí. Desde que empezó la guardería, por las tardes está muy cansada (se levanta a las 7:30 y llegamos a casa a las 18:00). Cuando llegamos a casa jugamos un rato con ella pero a las 19:00 le entra mucho sueño y ya se pone llorona, no quiere hacer nada y se vuelve un poquito “insoportable”.

La solemos aguantar así hasta las 20:00 cuando la bañamos, la damos el biberón, la leemos el cuento y  la damos de cenar. A las 20:30 está dormida.

Me da la sensación de que paso poco tiempo con ella y además hay veces que como tiene sueño y no quiere hacer nada quiero que se vaya a la cama… me siento muy malamadre por pensar así pero es que no puedo más.

Hoy su profe me ha comentado que #Emmachiquitita por la mañana está muy cansada en el cole y no quiere dormir hasta la hora de la siesta y nos ha recomendado acostarla antes.

Hoy la hemos acostado a las 19:30 y me he sentido fatal. Hace muy buen día para disfrutar en el parque y ella ya estaba dormida. Su #papámolón solo ha estado con ella 30 minutos…

Hoy me siento fatal por no poder disfrutar de ella, ahora está en el mejor momento donde empieza a hablar, a jugar con nosotros y a interactuar pero hay veces que de lo cansada que viene de la guardería no da más de si.

Es una pena que nos perdamos la infancia de nuestros hijos porque no es posible una conciliación real.

Ojalá en un futuro todo esto cambie, aunque yo estos momentos no los voy a recuperar.

¿Cómo lleváis vosotros todo esto? ¿A qué hora se acuestan vuestros peques?

Con mucho cariño

Emma&Beatriz

Anuncios

Día a día de @mamanduki

Hola a tod@s!!!!!

Hoy os traigo el día a día de una mamá trabajadora, se llama Gara y tiene un bebé precioso de 8 meses y además es matrona.

Leyendo su historia, para mi es una mujer todoterreno, no para en todo el día y no tiene ni un solo minuto para poder descansar.

Os dejo con su historia.

A las 6 de la mañana suena el despertador y me levanto corriendo para no despertar al enano (de ahora en adelante, ñoqui, para entendernos, que es como nosotros lo llamamos cariñosamente). Pues lo dicho, desde las 6 de la mañana en pie. Ducha rápida, desayunar, recoger, despertar al papá, estar pendiente por si se despierta el ñoqui (que es la mayoría de las veces), y si ocurre, levantarlo, cambio de pañal, un poco de teta y listo para cuando llega la abuela (gracias mamá, eres una santa).

Salgo de casa, y me pillo el atascazo para llegar al curro. Trabajo en un centro de salud como matrona. Soy muy feliz en mi trabajo, me encanta, lo disfruto muchísimo y cada día es diferente. Creo que es uno de los trabajos más bonitos del mundo (si no el que más). Normalmente trabajo de turno de mañana, y casi siempre es un no parar, muchas veces ni para ir al baño o tomarme un café.

Cuando por fin tengo un huequito o ya he terminado con todas las pacientes, hago un pequeño descanso antes de que llegue la hora de salir. Desde hace una semana estoy disfrutando de mi permiso de lactancia, por lo que salgo una hora antes de mi trabajo ¡y cómo se nota!

Después de almorzar en casa con mi madre y el niño, toca sesión de juegos, gateos, cosquillas… uno de los mejores momentos del día. Aunque estoy cansada, estar con mi hijo en esos momentos me da un chute de energía, la verdad.

Cuando llega mi marido, muchas veces salimos los 3 a dar un paseo, cuando no tenemos algo pendiente del trabajo, o algún compromiso con amigos. Intentamos no quedarnos en casa, a no ser que estemos muy muy cansados, para aprovechar momentos de desconexión los 3 juntos.

Para acabar el día, cena, baño (enfado del ñoqui habitualmente porque a esas horas ya el pobre está cansadito) y a dormir. Entonces empieza mi otra fase: la de “estudiante”. Como no tenía pocas ocupaciones y poco tiempo, encima me he metido a hacer la tesis doctoral. Lo sé, soy muy masoquista. Pero me gusta mi trabajo, y me gusta mi investigación, así que lo hago con gusto, procurando que no le quite tiempo a estar con mi familia… y eso sólo lo consigo trabajando un poco por las noches.

foto mamanduki

He visto que en algunas de las historias de otras mamás, hacían referencia a la conciliación. Me gustaría aprovechar a mí también para hacerlo. En mi caso, he tenido que renunciar a un trabajo en un paritorio, que me apasiona, por los turnos de 12-24 horas y por las noches. Tengo muchas compañeras que trabajan en paritorio que han sabido y han logrado con éxito compaginar este tipo de trabajo con la vida familiar, pero siento que mi hijo me necesita más tiempo, y sobre todo por las noches. Y mi trabajo no me necesita. En mi trabajo soy sólo un número más. Nadie (salvo las pacientes) me va a agradecer que curre de noche un sábado. Y mi familia sí me va a echar en falta. Así que he hecho mi elección de forma libre y sintiéndome muy feliz con ella. Mi trabajo me gusta, pero mi familia lo es todo para mí.

Tristemente aún hay mucho que hacer para lograr una conciliación real, pero creo que cada vez la gente está más concienciada y esto, espero, acabará por manifestarse en forma de ese cambio que tantas mujeres y tantas familias demandamos.

Y hasta aquí su historia. La verdad es que es una pena que por ser madre y cuidar de tu hijo tengas qeu renunciar a trabajos o incluso hobbies que te apasionan, como el el caso de Gara que podría trabajar en un paritorio pero prefiere cuidar de su hijo y jugar con él.

Muchísimas gracias por dejar que entremos en un trocito de tu día a día y por dedicar tu tiempo a escribir y quelo pueda publicar en mi blog. Gracias!!!!!!

Os dejo aquí su blog : https://mamanduki.wordpress.com/

Twitter: @mamanduki

Espero que os haya gustado!!!!!

Con mucho cariño

Emma&Beatriz

El día a día de Mº Ángeles de @aprendeconjulia

Hola a tod@s!!!!!

¿Cómo va vuestra semana? Hoy os traigo el día de MªAngeles. Me puse en contacto con ella y la verdad es que no dudó ningún momento es escribir cómo es su día a día con sus pequeños. Os dejo con su historia:

Me presento. Soy M.Ángeles, madre, trabajador,a estudiante, emprendedora y bloguera… no a partes iguales.  Mi blog es Aprendiendo con Julia.
Me ha hecho mucha ilusión que Beatriz se interese por descubrir cómo es el día a día de cualquier madre. Pues éste es el mío.
Mi día a día cambia casi a diario, ya que depende de mi horario y de de mi marido. Yo trabajo todas las mañanas y trabajo dos tardes en semana (esa es mi reducción de jornada). Te cuento un día normal de trabajo:
Me suelo levantar a las 7:00 o 7:30 (depende de si el papi está en casa y hace de bus escolar, o de si trabaja y el bus soy yo).
Si no está, me levanto a las 7. Me arreglo, preparo los desayunos y las mochilas del cole. A las 7:30 despierto a los dos pitufillos y me los llevo al salón para vestirlos mientras ven en Disney Junior.
A las 8 salimos de casa, o por lo menos lo intentamos. A las 8:20 dejo a la peque en la guardería y a y media a mi hijo en el colegio. Vivimos en Fuengirola, que aunque es un pueblo grande, se tarda poco en ir de un sitio a otro.
Aparco el coche en el colegio de mi hijo y me voy andando a trabajar. Es la única forma de no dejarlo en zona azul… Suelo llegar bastante justa a las 9 a la oficina. Trabajo en el departamento fiscal contable de una gestoría llevando contabilidades.
Salgo a las 2 y voy a por el coche para irme a casa. Si mi marido no trabaja, me recoge él. Llego sobra las 2 y media y a las 3 tengo que estar saliendo a recoger a los niños del colegio y de la guardería. Si yo trabajo por la tarde, vuelvo a entrar a las 4 y los niños se quedan con el papi.
Salgo a las 7 y si no hay nada que hacer (supermercado, compras varias, parque, amigos…), me voy para casa. Me gusta jugar un rato con mis hijos antes de ponernos con el baño.
Mientras yo los baño, el papi les prepara la cena. Si está trabajando, lo hago yo todo. Después de cenar, me voy con ellos a su cuarto a contarles un cuento. Cada noche mi hijo decide la trama del cuento y yo me lo invento… Dios que imaginación tiene.
Tras dormirlos, es cuando empieza la marcha: cena, ordenar la casa, tender la lavadora… jajaja
Y cuando ya no puedo más, me siento en el sofá, cojo el ordenador y me pongo con el blog, con Derecho o con el diseño de los productos de mi nueva tienda (que pronto inauguraré).
Cuando da la 1, no valgo un duro (Y las 2 ni te cuento). Jajajaj. Pero como dice mi madre, quien algo quiere, algo le cuesta.
Pues bueno, este es mi día a día. Completito y variado. Y aun así, mi madre me dice que haga un curso para aprovechar el tiempo porque no me luce… Ayyyyyyyy!!!!!!!!!!!!!!
12071031_1198375976855494_231750049_n

Cuando leí cómo es un día normal en su vida me quedé alucinada con todo lo que hace. No para ni un segundo.

Desde aquí quiero reivindicar que la conciliación familiar y laboral tendría que ir unida y así poder disfrutar de nuestra familia. Como Mª Ángeles hay muchas mamás y no paran en todo el día. También se merecen un día de descanso!!!!

Espero que esta historia y todas las anteriores (@LourPinelo y  @elminimodetalle)  sirvan para hacernos reflexionar.

Podéis seguir a MªÁngeles en su blog: http://aprendiendoconjulia.com/

Desde aquí quiero agradecerte que nos dejes entrar en tu vida y de haberme dejado publicarlo.  Muchísimas gracias!!!!!! Y cuando inagures tu nueva tienda avísanos!!!!!

Con mucho cariño

Emma&Beatriz